Fin de semana del Hall of Fame

En Canton, Ohio, está todo preparado para que el domingo comience oficialmente la temporada de la NFL, al menos en lo que se refiere a la pretemporada. Se trata del kickoff para el inicio de la campaña de football en Estados Unidos (ya que el college comienza a principios de septiembre), el deporte que genera más audiencia y dinero en Norteamérica. El partido del 8 de Agosto entre Bengals y Cowboys será con motivo de honrar al Salón de la Fama de la NFL y, en especial, a la Clase de 2010 que entra este año en las paredes de las instalaciones de Canton con siete nuevos jugadores.

El partido
Como otro más de pretemporada, habrá muchas variaciones y cambios, veremos poco a los jugadores importantes como Tony Romo o Cedric Benson y los principales alicientes estarán en si veremos a Ochocinco y Owens juntos sobre el césped en algún momento y las primeras pistas que puede dejar Dallas de como va a utilizar el backfield este año con tres corredores punteros como Jones, Barber y Choice.

Los 7 elegidos para ingresar

Russ Grimm: Guard de los Redskins durante once años (81-91) donde disputó 140 partidos. Una de las claves del demoledor ataque terrestre de Washington en aquella época. Jugó cuatro Pro Bowls y fue elegido por la NFL en el equipo de la década de los ’80.

Rickey Jackson: Linebacker de los Saints durante catorce temporadas (81-93) terminando su carrera en los Rams un año. Un total de 227 partidos, la mayoría con New Orleans a la que ayudó a dejar de ser un equipo perdedor y convertirse en un candidato. Seis viajes a la Pro Bowl, seis temporadas con dobles dígitos en sacks y y la vitola de ser uno de los mejores pass rushers de los ’80.

Dick LeBeau: A LeBeau le conocemos hoy por ser el eterno coordinador defensivo de los Steelers, pero en los ’60 fue uno de los mejores cornerbacks de la Liga. 14 temporadas y 185 partidos, todos ellos con los Lions, es el segundo cornerback puro con más intercepciones (62) en la historia de la NFL.

Floyd Little: Running back de los Broncos del 67 al 75. En el 71 fue el corredor con más yardas de toda la Liga y se retiró como el séptimo con más yardas de carrera de todos los tiempos, sin contar su gran cualidad como receptor durante esas nueve temporadas.

Emmitt Smith: otro corredor, pero esta vez de los Cowboys, del ‘equipo de América’ que dominó los ’90 en la NFL con tres Super Bowls. En su primera temporada ganó el ‘rookie ofensivo del año’; era el comienzo de una prometedora profesión donde lideró el juego de carrera de la NFL cuatro años. Once temporadas consecutivas con más de 1.000 yardas de carrera, ello le llevó en 2002 a convertirse en el jugador con más yardas terrestres de todos los tiempos. Estadísticas de 18.355 yardas de carrera, 164 touchdowns de carrera, 515 recepciones y 3.224 yardas de recepción.

John Randle: Defensive tackle que pasó la mayor parte de su carrera en Minnesota, aunque terminó su andadura por la NFL en los Seahawks. Firmado como un jugador undrafted, Randle acumuló 137,5 sacks en catorce temporadas, teniendo ocho temporadas consecutivas con más de 10. Viajó siete veces a la Pro Bowl y fue pieza indispensable en aquellos Vikings que ganaban el título de división pero se quedaban a las puertas de la gloria.

Jerry Rice: los números son espectaculares para uno de los mejores receptores de todos los tiempos. 20 temporadas, 303 partidos, 14 campañas con más de 1.000 yardas de recepción, cuatro temporadas con más de 100 recepciones, lideró cuatro años la NFL en yardas de recepción y seis en touchdowns de recepción, además de todos los récords de Playoffs. Ganó tres anillos de la Super Bowl y fue MVP de una de ellas, todas ellas con los 49ers de los ’80. Fue votado 13 veces para jugar la Pro Bowl y terminó su carrera con unas estadísticas de 1.549 recepciones, 22.895 yardas de recepción y 208 touchdowns atrapados.

Anuncios