Chris Henry tenía daños cerebrales antes de su muerte

Chris Henry, el receptor de los Bengals que murió trágicamente el año pasado, tenía daños en el cerebro antes de su muerte según han declarado los investigadores que están tratando ese cerebro tras ser donado al Instituto de Investigación de Lesiones Cerebrales afiliado a la Universidad de West Virginia. En concreto, la lesión que tenía Henry era encefalopatía crónica traumática, lo que nos lleva a un capítulo más de las lesiones y conmociones cerebrales en el football, un tema muy debatido en el último año.

Estaríamos muy contentos de decir que los resultados fueran negativos. Pero no es así“, ha comentando el director de la investigación tras los resultados forenses del cerebro. Estos científicos ya han encontrado CTE (encefalopatía crónica traumática) en más de 50 atletas tras su muerte, 12 de ellos ex-jugadores de football de NFL y college, y otros casos como el jugador de hockey Reggie Fleming. Según estos investigadores, los repetidos golpes pueden llevar a crear una proteína tóxica que produce la pérdida del control de los impulsos, memoria y depresión; en última instancia demencia. Esos son los síntomas del CTE aunque Henry no sufrió conmociones cerebrales en su carrera en la NFL y college. Los científicos también explicaron en la conferencia de prensa que moverse muy deprisa y de repente parar también es objeto de lesiones porque el cerebro flotar y rebota contra las paredes.

Chris Henry, de 26 años murió el pasado diciembre tras saltar de una camioneta en marcha tras una discusión con su prometida que conducía el vehículo. Murió casi al instante y la policía archivó el suceso como accidente. Su madre donó el cerebro para la investigación de las lesiones cerebrales. Según los investigadores, el comportamiento del receptor saltando de la camioneta se puede atribuir a esos daños, tal como hablamos de Roethlisberger y tal como pasó con ex-jugadores como Tom McHale (un chico listo según sus ex-compañeros que cayó en depresión y suicidio) o el ex-Steeler Justin Strzelczyk que sufría de alucinaciones y de ahí el accidente de tráfico que le quitó la vida.

La NFL pone cada vez más empeño en progresar en este aspecto y hacer la seguridad de los jugadores óptima, sobre todo de cara al futuro de sus vidas, pero las desavenencias son continuas.

Anuncios