Más incertidumbre en la venta de los Rangers

Un juzgado federal decretó ayer que el club de béisbol de Texas Rangers debe pagar a todos sus acreedores, por lo que los planes de declarar la bancarrota se vienen abajo. La franquicia de Dallas vive duros días en el aspecto financiero, aunque no en lo deportivo donde disfrutan del liderato de la AL Oeste.

La declaración oficial del juez lleva al propietario Tom Hicks a alterar la estrategia de venta del club que se quería a hacer, con apoyo de la MLB, a Nolan Ryan, presidente del equipo y pitcher Hall of Fame, y Chuck Greenberg, un reputado abogado y creador de Greenberg Sports Group. El magistrado dice que él no está cambiando ninguna estrategia de venta pero que los acreedores tienen derecho a que se les pague los $75 millones de deuda, lo que significa que la presión de estos ha dado sus frutos para que se venga abajo el plan de bancarrota y se venda la franquicia a Greenberg y Ryan.

La venta del club por HSG, la compañía de Hicks, a GSG y Ryan se anunció a principios de año por $575 millones pero lleva parada desde entonces por los acreedores que reclaman más de los $75 millones de los que habla el juez. El problema es que esta situación trae incertidumbre a las oficinas donde se quiere mejorar una plantilla que está rindiendo muy bien esta temporada, especialmente en la ofensiva. Con el límite de fecha de traspasos a la vuelta de la esquina, el nombre de Roy Oswalt (Astros) ha sonado en Dallas, así como Cliff Lee (Rangers). Como ha confirmado el general manager del club, Jon Daniels, “vamos a mirar en el mercado de los starters“, aunque la pregunta es con qué dinero.

Anuncios