Nuevo capítulo sin resultados de las lesiones cerebrales

Doctores, entrenadores y jugadores de la NFL se reunieron ayer para hablar sobre el asunto de las lesiones cerebrales de los jugadores de football; una vez más, las discusiones no han sido fructíferas porque la conclusión que se extrae es que todavía queda mucho por aprender, el asunto está demasiado difuminado y hay poco consenso. “La unanimidad hoy es que necesitamos nuevos estudios“, declaró el Dr Constantine de la Universidad John Hopkins. El tema de las lesiones cerebrales es uno de los tópicos que la NFL tiene en el punto de mira desde que en la campaña 2009 las conmociones cerebrales se agolparan jornada tras jornada hasta tal punto que los equipos deben consultar con neurólogos independientes cada vez que haya una lesión de cabeza y se han implementado nuevas guías para los jugadores que vuelven a jugar después de conmociones cerebrales.

Del poco consenso que tuvieron estas reuniones destaca la voluntad de todos los expertos por cambiar como se miraba el asunto de las conmociones cerebrales en el pasado. La idea es concienciar a los jugadores que si sienten problemas después de un golpe en la cabeza en el campo se retiren inmediatamente y no escondan sus lesiones por jugar más o por miedo a perder el puesto. El problema es que hay lagunas en los estudios sobre las lesiones de cabeza a largo plazo en el football, algo que la Liga intenta poner remedio con donaciones a institutos de investigación. Otras ideas que se comentaron en estas reuniones fueron implantar un transmisor en el casco de cada jugador para que mida los efectos de los golpes, acortar los entrenamientos de pretemporada, reducir los ejercicios de hits durante las prácticas, hacer cascos más seguros o educar a los jugadores, muchas de ellas algo utópicas.

Anuncios