Ice Bowl, el partido más frío de la historia

35º Campeonato de la NFL. 31 de Diciembre de 1967, Lambeau Field, Green Bay (Wisconsin). Packers y Cowboys frente a frente, dos entrenadores futuros Salón de la Fama, Vince Lombardi y Tom Landry, una rivalidad acérrima entre dos clubes, una clasificación para la segunda edición de la Super Bowl en juego y unas condiciones metereológicas lo más adversas posibles. El partido, dramático por todos esos factores, acabo con un final épico, por eso se le puede considerar uno de los mejores de todos los tiempos.

El choque era la reedición del título por la Liga Nacional del año anterior; los Packers ganaron y, a la postre, se hicieron con el primer campeonato que por entonces no se conocía con el nombre de Super Bowl (eso no pasó hasta la tercera edición). Los de Texas y los de Wisconsin habían estaban construyendo una prematura rivalidad que crecería a lo largo de las décadas siguientes. Era la época donde reinó Green Bay (los ’60),  simplemente por un hombre, Lombardi, que llegó al banquillo como entrenador jefe en 1959; fueron cinco títulos (dos Super Bowls incluidas) en un periodo de siete años.

Pero el duelo será recordado como el encuentro de la historia del football disputado en las condiciones más adversas posibles. La temperatura oficial a la hora del partido era entre -22 y -28ºC con una sensación térmica debido al viento cercana a -40ºC. Landry comentó hace unos años que fue la noche anterior al campo con Lombardi: “hablamos sobre lo genial que iba a ser el partido y lo buenas que iban a ser las condiciones“.

El césped estaba duro como una roca, cercano a una pista de hielo donde deslizarse porque el sistema de calefacción de la superficie del estadio de $80.000 falló; algunos dicen que Lombardi lo apagó. Entre las anécdotas destaca la del árbitro Norm Schachter que intentó utilizar el silbato y se encontró con que no solo estaba congelado sino que se había pegado a sus labios; a la hora de intentar despegarlo se produjo una herida en la boca cuya sangre quedó rápidamente solidificada debido a las temperaturas bajo cero. En el descanso, estaba programado que tocara la banda de música de la Universidad de Wisconsin, pero era tal el frío que era imposible utilizar los instrumentos de viento debido a su estado de congelación; incluso algunos miembros fueron trasladados al hospital con sensaciones de hipotermia.

Pese a la climatología, más de 50.000 pesonas acudieron aquel partido el último día de 1967 en la “La Tundra”, apodo con el que se conoce a Lambeau Field desde ese momento. “Hay que darle todo el crédito a los aficionados, en Green Bay hay gente dura“, palabras del jugador de los Cowboys por entonces Cornell Green.
Ice Bowl fue más que un partido de football. Todos esos factores avivaron la llama del mito que rodea a un choque cuyo desarrollo fue dramático. Los Packers se adelantaron rápidamente 14-0 para que después los Cowboys recortaran 10 puntos; así se llegó al descanso y también después de un tercer periodo sin puntos. En la primera jugada del último cuarto, Dallas tomó ventaja en el marcador, 14-17, y Green Bay fue incapaz de empatar el partido fallando un field goal.

Con 4:50 para finalizar el partido, el mítico quarterback de los Packers Bart Starr empezó a liderar un drive que llegó hasta la yarda 1 de los Cowboys a falta de 16 segundos para terminar el choque. Starr pidió tiempo muerto, estaban en tercer down y sugirió a Lombardi un sneak. El entrenador le contestó: “corre y sacanos de este infierno de aquí“. Tom Landry se esperaba un pase porque un incompleto paraba el reloj y daba otra oportunidad a Green Bay, pero Lombardi no quería alargar el partido porque las condiciones meteorológicas estaban empeorando, además de que no confiaba en conseguir un field goal debido al estado del terreno de juego. “Miré a los ojos de mis compañeros y sabía que todo lo que tenía que hacer era decidir la jugada“, declaró el pasador. Starr corrió e hizo touchdown: los Packers ganaron 21-17. “Apostamos y ganamos“, dijo posteriormente el gran head coach de todos los tiempos.

Fue la mejor jugada de mi carrera. Sabía que correr no era la opción correcta, pero sentí que tenía que hacerlo“, comentó Starr hace unos años, “lo que el partido significó no es creíble. Ganar ese partido en esas brutales condiciones, creo que ha sido el mejor partido de la historia“.

Este montaje extraído de Ice Bowl, un documental de NFL Films que forma parte de los DVDs de La Historia Completa de Green Bay Packers, demuestra lo que fue aquel día. Imágenes de un día soleado en Green Bay pero con clima polar, aficionados llegando a primera hora al estadio, el gran Vince Lombardi sonriente entrando en las instalaciones y después…el partido, uno de los más espectaculares de todos los tiempos.

Anuncios