Cápsulas de béisbol

Theo Epstein ya ha visto suficiente. El general manager de los Red Sox se deshaogó con unas declaraciones al Boston Herald tras ser el equipo de Boston barrido en las series frente a los Orioles, peor conjunto de las Grandes Ligas. “Aún seguimos jugando mal béisbol. Poco inteligente, indisciplinado, nada inspirado. Tiene que cambiar. O cambia o tendremos que tomar medidas para que cambie“. La franquicia de Nueva Inglaterra acumulaba un balance de 11-14 después de las tres derrotas en Baltimore el fin de semana y la Red Sox Nation, según recogían varias columnas en medios nacionales, se preguntaba si la temporada ya se había terminado estando a una distancia de siete partidos de los Rays en la división. Desde el vestuario de los Red Sox no tienen ninguna queja contra su jefe como reflejo Mike Lowell: “no tengo ningún problema en que diga eso. Lo tendría si estuvieramos jugando bien“. Parece que las declaraciones de Epstein han espabilado al equipo que ha ganado dos partidos consecutivos a los Angels en Fenway Park, 17-8 y 5-1.

El All-Star tendrá más jugadores

Las votaciones para el partido de las estrellas ya están abiertas y las plantillas de cada Liga tendrán un jugador más disponible. De 1969 a 1997 había 28 efectivos por roster, el número se expandió a 30 en 1998 y tras las once entradas en el All-Star de 2002 en Milwaukee, la cantidad llegó a 32. El verano pasado ya se permitieron 33 incluyendo 13 pitchers. El comisionado de la MLB, Bud Selig, hacía oficial a través del Comité Especial de Materias de Juego que tanto la Liga Nacional como la Americana contarán con 34 jugadores el próximo 13 de Julio en Anaheim.  “Tenemos que ponernos serios si queremos que partido sea una verdadera competición, si el partido va a entradas extra tenemos que poder competirlas“, ha comentado el manager de los Cardinals Tony La Russa sobre esta decisión. Además, se aprobaron dos cambios más, el primero que el pitcher que lance en un partido el domingo antes del All-Star será inelegible y tendrá que ser sustituido, y el segundo que los designated hitters se convierten en una posición permanente.

El último cigarrillo

Desde el 1 de Mayo está prohibido fumar en lugares públicos del estado de Michigan; eso incluye al Comerica Park de Detroit. El manager de los Tigers, Jim Leyland, se ha fumado ya su último “pitillo” en casa. Leyland, fumador compulsivo durante los partidos, ha declarado que acatará la ley pese a que no se siente muy a gusto con ella. Como proponen con humor desde la web detroit4lyfe, las soluciones para el entrenador de Detroit pasan por mascar tabaco (si el Congreso no consigue prohibirlo), protestar más a los árbitros o, simplemente dejar descansar a sus pulmones. La ley aprobada por el estado de Michigan incluía el cierre de las tiendas de tabaco dentro del estadio.

La sudadera de Maddon

A Joe Maddon, manager de los Rays, le llamaron la atención hace un par de semanas por su look. Al parecer, la sudadera con capucha que suele llevar no se acopla a las reglas de vestimenta de la MLB aunque finalmente la Liga cedió suponiendo que el tema no tenía tanta importancia. Según informan algunos medios en Estados Unidos, Maddon ha recibido un importante apoyo en su “lucha” de poder llevar sudadera con capucha, la del head coach de los Patriots Bill Belichick, cuya imagen de cara de pocos amigos en la banda con el jersey de los Patriots está grabada en la cabeza de los aficionados al football. El manager de Tampa ha recibido por correo la vestimenta con sudadera de la franquicia de Boston en forma de obsequio de Belichick, regalo que Maddon piensa devolver con una sudadera de los Rays que ya está camino de Foxboro.

Los D-Backs afectados por la ley anti-inmigración

La nueva ley aprobada por el estado de Arizona que permite detener a los inmigrantes ilegales solo por el hecho de tener una mínima sospecha de ello ha saltado a las esferas deportivas. Los activistas por los derechos de los inmigrantes han llamado a un boicot a los ciudadanos a los negocios y el turismo en el estado del suroeste de Estados Unidos, ello incluye los equipos deportivos. Las primeras protestas se vieron en el Wrigley Field de Chicago el pasado jueves donde los Diamonbacks abrían unas series de cuatro partidos ante los Cubs; primero con una pequeña manifestación a las afueras del estadio bajo los cánticos, “reforma, no racismo” y “boicot a Arizona”, y después con un pequeño avión con una pancarta sobrevolando el estadio. Los grupos de activistas se han centrado en la franquicia de los D-Backs (en vez de los Suns que stán jugando los Playoffs de la NBA y han decidido portar esta madrugada una camiseta con el equipo escrito en español, ‘Los Suns’) debido a que los propietarios han mostrado apoyo a los políticos republicanos que han elaborado la ley. La organización de los D-Backs ha hecho una declaración oficial en la que reconoce que “aunque ha donado dinero a candidatos republicanos en el pasado, no apoya esta ley anti-inmigración“.

Se va la voz de los Tigers

Ernie Harwell, el hombre que siempre será la voz de los Tigers, murió ayer a los 92 años tras una larga enfermedad. Harwell, en el Salón de la Fama de las Grandes Ligas por su labor como locutor, ha sido uno de los iconos del equipo desde que se unió a la organización en 1960. Nacido en Georgia, sus comienzos fueron en Atlanta como redactor de deportes, para luego pasarse al mundo de la locución con éxito gracias a su acento sureño, su forma conversacional de retrasnmitir y la pasión que ponía en los anuncios. En 2002 se retiró tras cincuenta y cinco años de carrera.”Ernie era la figura deportiva más popular en el estado de Michigan. Era genuino en cada cosa que hacía“, ha comentado el propietario de los Tigers, Michael Ilitch.

Anuncios